Ir al contenido principal

Cristo Crucifado. Parroquia Virgen de los Desamparados de Burriana.

Hacemos ahora un pequeño salto en el tiempo, remontándonos ahora hace justo un año, para recordar una intervención realizada a una escultura de estuco de Cristo Crucificado, en la Parroquia de la Virgen de los Desamparados de Burriana (Castellón). La Imagen es utilizada frecuentemente en Cuaresma para presidir el  rezo del Vía Crucis, siendo llevado por los fieles.
Es de los talleres de imaginería seriada olotinos, lo cual podemos afirmar por tradición oral, ya que la efigie carece del sello de producción.


Estado inicial.

La efigie, de aproximadamente un metro de altura (sin contar la cruz), presentaba pequeñas zonas de desprendimientos, así como grietas, descohesiones y roturas que debilitaban estructuralmente la obra. 
También la cruz, creada posteriormente (no es la original que traía consigo la pieza) a partir de dos troncos de madera de pino, presentaba grietas y aberturas de la madera. Ésto se debe a que se realizó con una madera que no siguió un correcto tiempo y proceso de secado antes de ser utilizada.

                    

Detalles del estado de conservación.


Además de los problemas estructurales, la obra estaba oscurecida y con una capa de suciedad que amarilleaba el aspecto de la policromía. En zonas de mayor contacto con los fieles, tales como rodillas, pies o manos, el Cristo presentaba desgaste y erosión de la capa pictórica, además de la rotura de un dedo de la mano izquierda. En la corona de espinas existían varios faltantes de soporte. Los regueros de sangre estaban especialmente deteriorados, puesto que las poco respetuosas limpiezas que sufría la obra a modo de mantenimiento terminaron por erosionar toda la coloración rojiza. Muchas partes estaban prácticamente perdidas, no permitiendo su correcta lectura visual.




Detalles del estado de conservación.

Se realizaron unas pequeñas catas de limpieza en el costado de la cadera del Cristo y en el sudario, para comprobar el nivel de suciedad presente así como su naturaleza, siendo generalmente de tipo grasa (derivado seguramente del culto: humo de velas, manipulación con las manos, salidas a la calle, etcétera).

El primer y más necesario punto de actuación era reforzar interiormente las zonas agrietadas, especialmente ambos brazos. A través de las roturas se podía observar la estopa utilizada para unir las piezas una vez sacadas del molde en la construcción de la pieza. Dicha estopa, al perder la capa superior de estuco, había perdido también fuerza y estabilidad. Se realizaron, pues, inyecciones sobre estas piezas de estopa utilizando una resina  sintética de tipo acrílico en dispersión acuosa. También se realizó esta acción en las grietas de menor tamaño de la cruz. Las mayores fueron primero niveladas con resina epoxídica especial para madera, de marca Araldit SV 427 - HV 427, para posteriormente cerrarse con un chuleteado de madera de pino.

              

Consolidación por inyección y chuleteado.

Una vez reforzado todo el soporte, con el Cristo retirado de la cruz, se procedió a la limpieza fisico-química de la obra. Se utilizó una disolución acuosa de jabón neutro a baja proporción, la suficiente para que actuase de detergente sobre el estrato graso de suciedad que permitiese su remoción con hisopos. En algunas zonas había pequeñas concreciones y deyecciones de insectos que se retiraron mecánicamente a punta de bisturí.



Proceso de limpieza.


Una vez terminada la limpieza, se realizó un primer barnizado a modo de estrato intermedio con dos motivos: permitir saturar los colores de la policromía tras la limpieza, que eliminasen posibles pasmados; y crear un estrato protectivo ante las posteriores acciones restauradoras (estucado y reintegración). Así, la materia original siempre queda protegida y envuelta bajo una fina capa de barniz sobre la que se aplican los procesos reintegrativos. 

Los faltantes se realizaron con estuco, debido a su poco espesor. En la corona de espinas, dedo faltante y zonas de mayor profundidad, se utilizó una masilla bicomponente de tipo epoxídico.

Tras ello, se estucaron los faltantes y lagunas, así como las grietas de mayor visibilidad, para posteriormente nivelarlas y reintegrarlas. La primera mano de color se aplicó utilizando acuarelas que, tras un primer barnizado a spray, se matizaron con colores al barniz Maimeri. Los regueros de sangre se reintegraron en sobre la penúltima capa de barniz, aplicados íntegramente con veladuras de barniz coloreado. Finalmente, se protegió toda la obra con un barniz satinado aplicado en spray. 

El criterio de reintegración fue mimético, ya que las lagunas eran extremandamente pequeñas. En las grietas de mayor tamaño, en cambio, se utilizó la tinta plana, tanto en la efigie como en las reintegraciones de la madera de la cruz.







Resultado tras la intervención.


                   
Comparativa antes y después del proceso de restauración.


La Imagen se repuso al culto el 19 de febrero de 2016, viernes, para presidir el Vía Crucis celebrado dicho día en la parroquia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Restauración de un Belén completo.

Empezamos la presentación del que será un proyecto duradero y a la vez placentero. Como belenista que soy, sobra decir que todo lo relacionado con el Belén y el Belenismo me apasiona. Y con este proyecto se unen dos grandes pasiones: afición y profesión.
La restauración de este Belén completo, formado por más de 50 figuras antiguas de las fábricas de Olot (fechadas dichas figuras a finales del siglo XIX), realizadas con moldes positivados usando pasta de madera, cáñamo y lienzos.
Como nos hallamos ante un proceso largo en cuanto al número de obras, sobra decir que esta publicación se alargará en el tiempo hasta finalizar con la última de las piezas. Mientras tanto, iremos publicando los avances en el trabajo.
El estado de las obras es propio de su antigüedad y de su uso, pues hasta hace relativamente poco eran utilizadas para montar el anual Belén del colegio donde se guardan. Los faltantes de volumen se traducen en faltas de brazos, cabezas, piernas, manos, pies, patas en el caso de…

DISCURSO ICONOGRÁFICO, ICONOLÓGICO Y TÉCNICO DE LA GLORIA Y LAS CARTELAS DEL TECHO DE PALIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA AURORA.

Toda representación plástica dentro del arte sacro está altamente fundamentada en relaciones simbólicas e iconográficas. Todo elemento que aparece suele tener una fuerte significación iconológica. Los símbolos artísticos son muy fuertes y están muy presentes en el arte religioso, de ahí que siempre es conveniente realizar un buen planteamiento no sólo de composición espacial, sino también de significado.
Presentamos a continuación la relación y significación iconográfica e iconológica de las escenas que compondrán una parte del nuevo techo de palio de Nuestra Señora de la Aurora, Titular mariana de la Ilustre y Lasaliana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz, Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de la Aurora, María Santísima del Amor, San Juan Bautista de la Salle y Santa Marina, de la ciudad de Sevilla.

Inmaculadas de J. Ribera, A. Cortina y  M. Altomonte, respectivamente.

Las premisas iniciales para la concepción y diseño de la g…

Santo Crucifijo de San Agustín. Pintura sobre lienzo del siglo XVII.

La devoción al Cristo de San Agustín procede de una iconografía arraigada y expandida por la comunidad de los Agustinos, pues era en sus conventos donde se veneraban varias Imágenes con la advocación del Santo Cristo.  Particularmente aquí, en Sevilla, la devoción al Santo Crucifijo de San Agustín data del siglo XIV, siendo tal su devoción popular que en 1649, el Ayuntamiento de la ciudad promete renovar anualmente el Voto de Gracia por haber salvado de una peste a la población.
La efigie del Cristo, desaparecida en los sucesos del 1936, responde a la imagen de un crucificado gótico, con pelo natural, paño de pureza largo, de tela y nimbo aureolado, tocado con corona de espinas. En esta ocasión, encontramos una representación pictórica de la iconografía, presentando la Imagen de la forma en que solía venerarse: en un dosel de telas rojas, sobre un telón de damasco dorado, con candelabros y lámparas votivas. Además, a sus pies, aparecen un ángel tocado con corona real y cuatro alas, …