Ir al contenido principal

Entradas

Cornucopia dorada con la Virgen de Fátima.

Este conjunto de cornucopia e imagen pertenece a una colección particular y se trata de una cornucopia con pedestal realzadas en madera tallada y dorada al mixtión, junto con una efigie de estuco tipo olotino de la Virgen de Fátima, de mediados de siglo XX ambas piezas.
La cornucopia presenta un buen estado de conservación salvo roces y erosiones provocadas, seguramente, por exceso de limpieza con productos abrasivos y la manipulación de la pieza.





La Virgen, por su parte, presentaba un peor estado de conservación. La capa polícroma estaba muy erosionada, con grandes zonas de faltantes, especialmente en las partes más externas, debido a su manipulación y limpiezas frecuentes.  Las manos estaban rotas y, aunque unidas por el armazón de alambre que las sustenta interiormente, desplazadas y deformadas de su estado original. 
En la base faltaban las tres palomas que en multitud de ocasiones aparecen a sus pies y ya forman parte de la iconografía de la Virgen de Fátima. Estas palomas tienen una…
Entradas recientes

Dolorosa de vestir del siglo XIX.

Esta pieza se intervino hace unos años, y llegó en especial y muy alterado estado de conservación. La parte del busto pertenece a una obra primitiva que, a finales del siglo XIX o principios del XX y ante la moda de las imágenes de cap i pota, se alteró eliminando su candelero y añadiéndole de forma tosca extremidades inferiores, ya que la delicada talla del rostro no acompañaba a la pierna (de la que sólo se conservaba una), que era más ruda. Tampoco se conservaban ambos brazos.




El dueño, descendiente de quienes cambiaron la imagen, deseaba devolverle su lectura completa y dotarla de candelero. La talla pertenece a una colección particular de Málaga.




La parte del busto había sido raspada y retallada, para colocarle el sistema de articulación de la cintura y unirla a la cadera y las piernas. Realizadas éstas con una madera de pino más basta y astillada que la original, de factura y naturalidad más fina. Además, un denso y poco afortunado repinte cubría el rostro de la Virgen. Había p…

Crucificado de barro cocido.

Este Cristo crucificado realizado en barro cocido y policromado bebe del inconfundible estilo salzillesco de la zona murciana. Sigue la iconografía de imágenes como el Cristo de la Agonía de Orihuela, obra de Salzillo en 1773 o el Cristo de la Agonía de Murcia, obra de Roque López (1740-1811), discípulo preclaro de Francisco Salzillo. La pieza pertenece a la Orden Carmelita de los RR. PP. del Santo Ángel de la capital hispalense.

Cristo de la Agonía de Orihuela (izqda.) y Cristo de la Agonía de Murcia (dcha.)

La pieza presentaba un buen estado de conservación, salvo por la rotura de ambos brazos a la altura de las axilas. Esta zona es especialmente débil en los crucificados, ya que soporta la tensión del cuerpo  al posicionarse en vertical, sobretodo si no presentan sujeción trasera a la cruz (generalmente situada en la baja espalda). En esta pieza, se había realizado una sujeción tosca mediante un tornillo de rosca que atravesaba la cruz por la parte posterior y se afianzaba a la zon…