Ir al contenido principal

Retrato de Carmen Tur Melchor, por Carles Salafranca


Este trabajo, para mí es uno de los más importantes que hasta ahora he realizado, y es significativo para mí que sea el que abra el blog.
Se trata de un retrato de 100x70 cms., trabajado con carbón y lápices compuestos. Además, se utilizaron difuminos, goma de miga de pan y papel de lija.

Carmen Tur es y fue, para el pueblo donde resido y ella nació, una gran figura musical y un referente cultural. Aquí una breve biografía:



10 de Agosto de 1900. Nace en Vall d'Uixó, Castellón, la que en un futuro sería mayor y mejor exponente del Bel- Canto en la España de los años 20, y mayor pregonera de su Vall d'Uixó natal: Carmen Tur Melchor.
Hija de Manuel Tur, gran cantador de jotas y albaes de la comarca, y Vicenta Melchor, pareja de humildes agricultores, desde pequeña demostró grandes dotes musicales, cantando en funciones infantiles de la escuela y del pueblo en festivales de verano. Su voz empezó a sobresalir y fue Francisco Penyarroja, titular de la cátedra de Armonía en el Conservatorio Profesional de Música de Valencia, quien convenció a sus padres para que la niña estudiase en la capital, y así poder educar la voz. Tuvo de profesor a Don Lamberto Alonso y estudió Canto, Música y Declamación al citado conservatorio en la promoción del 1913-1918. Su talento era tal que llegó a ganar el Premio Extraordinario de Final de Carrera, que le daba el derecho de actuar al recientemente desaparecido Teatro Princesa de Valencia, donde cantó “ En Sevilla está el Amor”, que la consagró como una de las mejores cantantes-actrices de mérito y éxito, por lo cual se sucedieron muchos papeles en zarzuelas y óperas como MaruxaEl gato MontésJuegos MalabaresLa Canción del OlvidoEl Barbero de SevillaLa Flauta MágicaMarinaLa RevoltosaPríncipe Carnaval,Bohemios...acompañados de grandes giras por todo el territorio nacional. Fé de esto dan las críticas que Carmen recibió en los periódicos de Madrid, Sevilla, Valencia, San Sebastián, Bilbao, Ciudad Real, A Coruña, Santander, Córdoba, Málaga, Barcelona...

Su fama trascendió fronteras y la llamaron a cantar desde Alemania y la prestigiosa Scala de Milán, aunque el fuerte machismo de la época y lo mal considerada que estaba una mujer artista le impidieron salir del país y, a su vez, dejar registrada su voz.

Su natural modestia, humildad y carácter afable y amante de su pueblo y su gente, hicieron que no disfrutara como esperaba la vida entre bambalinas y abandonara la escena y los focos poco después de casarse y esperar su primer hijo. Fueron dos más los que vinieron y le hicieron más llevadera su fatal enfermedad, que llevó con resignación y valentía hasta el final.
Se reintegró a la vida local y fueron sus vecinos los que pasaron a ser el público que la escuchaba desde el lavadero de enfrente de su casa cuando ella cantaba, mientras hacía las tareas domésticas, y al final aplaudían y vitoreaban a La Tur, como se la conocía en su tierra, con antaño.
Carmen sabía que se acercaba el final y decidió despedirse se su pueblo, de su gente, cantando en la iglesia del Santo Ángel de Vall d'Uixó a la Virgen del Carmen, su patrona, entonando el Ave Maria de Gounod, el día de su festividad el 1942.
Parece que esas paredes aun conservan la voz de aquélla mujer que acompañó a sus vecinos y sus admiradores, que fue orgullo e ídolo del arte musical valenciano y valldeuxense, que supo crear ovaciones, aplausos y entusiasmos, cuya voz se apagó el 10 de junio del 1943, justo un mes antes de cumplir los 43 años.
Desde estas líneas y mi humilde y pequeño homenaje, realizando el retrato de tan hermosas facciones y profunda personalidad, para que su nombre no caiga en el olvido. Para que cuando suene música de banda, zarzuela u ópera en La Vall d'Uixó haya alguien que recuerde a Carmen y diga : “¡Cómo debió cantar La Tur!”.

Artículo también publicado en : 
http://artenecesary.blogspot.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Restauración de un Belén completo.

Empezamos la presentación del que será un proyecto duradero y a la vez placentero. Como belenista que soy, sobra decir que todo lo relacionado con el Belén y el Belenismo me apasiona. Y con este proyecto se unen dos grandes pasiones: afición y profesión.
La restauración de este Belén completo, formado por más de 50 figuras antiguas de las fábricas de Olot (fechadas dichas figuras a finales del siglo XIX), realizadas con moldes positivados usando pasta de madera, cáñamo y lienzos.
Como nos hallamos ante un proceso largo en cuanto al número de obras, sobra decir que esta publicación se alargará en el tiempo hasta finalizar con la última de las piezas. Mientras tanto, iremos publicando los avances en el trabajo.
El estado de las obras es propio de su antigüedad y de su uso, pues hasta hace relativamente poco eran utilizadas para montar el anual Belén del colegio donde se guardan. Los faltantes de volumen se traducen en faltas de brazos, cabezas, piernas, manos, pies, patas en el caso de…

DISCURSO ICONOGRÁFICO, ICONOLÓGICO Y TÉCNICO DE LA GLORIA Y LAS CARTELAS DEL TECHO DE PALIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA AURORA.

Toda representación plástica dentro del arte sacro está altamente fundamentada en relaciones simbólicas e iconográficas. Todo elemento que aparece suele tener una fuerte significación iconológica. Los símbolos artísticos son muy fuertes y están muy presentes en el arte religioso, de ahí que siempre es conveniente realizar un buen planteamiento no sólo de composición espacial, sino también de significado.
Presentamos a continuación la relación y significación iconográfica e iconológica de las escenas que compondrán una parte del nuevo techo de palio de Nuestra Señora de la Aurora, Titular mariana de la Ilustre y Lasaliana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz, Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de la Aurora, María Santísima del Amor, San Juan Bautista de la Salle y Santa Marina, de la ciudad de Sevilla.

Inmaculadas de J. Ribera, A. Cortina y  M. Altomonte, respectivamente.

Las premisas iniciales para la concepción y diseño de la g…

Santo Crucifijo de San Agustín. Pintura sobre lienzo del siglo XVII.

La devoción al Cristo de San Agustín procede de una iconografía arraigada y expandida por la comunidad de los Agustinos, pues era en sus conventos donde se veneraban varias Imágenes con la advocación del Santo Cristo.  Particularmente aquí, en Sevilla, la devoción al Santo Crucifijo de San Agustín data del siglo XIV, siendo tal su devoción popular que en 1649, el Ayuntamiento de la ciudad promete renovar anualmente el Voto de Gracia por haber salvado de una peste a la población.
La efigie del Cristo, desaparecida en los sucesos del 1936, responde a la imagen de un crucificado gótico, con pelo natural, paño de pureza largo, de tela y nimbo aureolado, tocado con corona de espinas. En esta ocasión, encontramos una representación pictórica de la iconografía, presentando la Imagen de la forma en que solía venerarse: en un dosel de telas rojas, sobre un telón de damasco dorado, con candelabros y lámparas votivas. Además, a sus pies, aparecen un ángel tocado con corona real y cuatro alas, …