Ir al contenido principal

Restauración de un Belén completo.

Empezamos la presentación del que será un proyecto duradero y a la vez placentero. Como belenista que soy, sobra decir que todo lo relacionado con el Belén y el Belenismo me apasiona. Y con este proyecto se unen dos grandes pasiones: afición y profesión.

La restauración de este Belén completo, formado por más de 50 figuras antiguas de las fábricas de Olot (fechadas dichas figuras a finales del siglo XIX), realizadas con moldes positivados usando pasta de madera, cáñamo y lienzos.

Como nos hallamos ante un proceso largo en cuanto al número de obras, sobra decir que esta publicación se alargará en el tiempo hasta finalizar con la última de las piezas. Mientras tanto, iremos publicando los avances en el trabajo.

El estado de las obras es propio de su antigüedad y de su uso, pues hasta hace relativamente poco eran utilizadas para montar el anual Belén del colegio donde se guardan. Los faltantes de volumen se traducen en faltas de brazos, cabezas, piernas, manos, pies, patas en el caso de los animales, etcétera. Además de estar cubiertas por grandes depósitos de suciedad.

A continuación vemos algunas imágenes.









Para empezar el proceso, presentamos el trabajo realizado sobre la pieza central del conjunto: El Nacimiento o Misterio. Vemos algunas imágenes del estado inicial.





                                                      




Los problemas de consolidación se subsanaron con adhesivo acrílico en dispersión acuosa, bien por inyección o aplicación directa a pincel. 
La limpieza se realizó utilizando un jabón de ph neutro disuelto en agua a bajas proporciones, para remover los estratos de suciedad adherida sobre la policromía. En determinadas partes fue necesaria la ayuda del bisturí.
Los faltantes de soporte se repusieron mediante estucos sintéticos y pastas de modelado que consiguieran un óptimo nivel de dureza y secado.
Todas las piezas se reintegraron cromáticamente con colores al agua, terminando con colores al barniz. Finalmente, se aplicó un barniz mate a spray para proteger la pieza.







Detalles de la limpieza y reposición de faltantes.

 Resultado final del Nacimiento.


Detalles del resultado final.


Comentarios

  1. La intervención está resultando espectacular. Doy fe. Enhorabuena compañero, gran trabajo¡

    ResponderEliminar
  2. Un lujo la restauración. Un trabajo magnífico

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DISCURSO ICONOGRÁFICO, ICONOLÓGICO Y TÉCNICO DE LA GLORIA Y LAS CARTELAS DEL TECHO DE PALIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA AURORA.

Toda representación plástica dentro del arte sacro está altamente fundamentada en relaciones simbólicas e iconográficas. Todo elemento que aparece suele tener una fuerte significación iconológica. Los símbolos artísticos son muy fuertes y están muy presentes en el arte religioso, de ahí que siempre es conveniente realizar un buen planteamiento no sólo de composición espacial, sino también de significado.
Presentamos a continuación la relación y significación iconográfica e iconológica de las escenas que compondrán una parte del nuevo techo de palio de Nuestra Señora de la Aurora, Titular mariana de la Ilustre y Lasaliana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz, Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de la Aurora, María Santísima del Amor, San Juan Bautista de la Salle y Santa Marina, de la ciudad de Sevilla.

Inmaculadas de J. Ribera, A. Cortina y  M. Altomonte, respectivamente.

Las premisas iniciales para la concepción y diseño de la g…

Santo Crucifijo de San Agustín. Pintura sobre lienzo del siglo XVII.

La devoción al Cristo de San Agustín procede de una iconografía arraigada y expandida por la comunidad de los Agustinos, pues era en sus conventos donde se veneraban varias Imágenes con la advocación del Santo Cristo.  Particularmente aquí, en Sevilla, la devoción al Santo Crucifijo de San Agustín data del siglo XIV, siendo tal su devoción popular que en 1649, el Ayuntamiento de la ciudad promete renovar anualmente el Voto de Gracia por haber salvado de una peste a la población.
La efigie del Cristo, desaparecida en los sucesos del 1936, responde a la imagen de un crucificado gótico, con pelo natural, paño de pureza largo, de tela y nimbo aureolado, tocado con corona de espinas. En esta ocasión, encontramos una representación pictórica de la iconografía, presentando la Imagen de la forma en que solía venerarse: en un dosel de telas rojas, sobre un telón de damasco dorado, con candelabros y lámparas votivas. Además, a sus pies, aparecen un ángel tocado con corona real y cuatro alas, …